Casalánguida, el primer gran acierto

 

 

La Liga Nacional 2008-09 marcó un quiebre para la actual Comisión Directiva. Después de un año y medio complicado en los resultados deportivos la dirigencia empezó a encontrar estabilidad a partir de una gran temporada en la que mucho, quizá todo, tuvo que ver con su gran apuesta, y acierto a la vez, llamada Nicolás Casalánguida. 

“Para mí fue muy fácil elegirlo a Nicolás, estaba totalmente convencido. Daba garantías de conocimiento, seguridad y varias cosas que a uno como dirigente lo dejan tranquilo más si no te lo contaron y sabes de la pasión que tenía por el club. Nos fue fácil tomar la decisión aunque a la vez recibimos muchas críticas de que, como veníamos de un año malo, esto era el principio del fin y Casalánguida les tapó la boca. Hizo un laburo bárbaro y con un equipo humilde terminó cuarto de la Fase Regular”, recuerda un Juan Pablo Luque que a la vez confiesa les dio mucha confianza y credibilidad como Comisión Directiva.

Por su parte el propio entrenador comodorense aseguró que sabía de los riesgos que corría pero que jamás le temió al desafío: “Nunca lo dude. Estaba convencido que era el momento y lugar ideal para afrontar el desafío de comenzar mi temporada. “Fue una buena decisión, tuve una temporada debut soñada”.

Junto a él llegó otro comodorense y conocido de la casa como Roberto Martínez, más conocido como Beto, y el PF Bernardo Lardone.

De la temporada anterior, con contrato, quedaron los mayores Diego Alba y Bruno Ingratta, y el juvenil Sebastián Morales. Mientras que Ignacio Alessio pasó a ocupar ficha mayor y el extranjero Jimmy Boston renovó por una temporada más.

Para continuar el armado de un equipo con identificación con la ciudad volvió al Verde Diego Romero. “Sentía que tenía que volver. Cuando hablé con  Nico y Beto me sedujeron con que era mi momento para comenzar a ser titular y referente de un equipo. Pero sobre todas las cosas creía que era el momento justo para volver a darle una mano al club que me había dado todo”, explica el pívot formado en la institución.

Mientras que se completaron las fichas de nacionales con Nicolás Ferreyra, Mariano Franco y Germán Sciutto, otro acierto de Casalánguida que decidió repatriarlo de Europa para que haga su debut en Liga Nacional.  “Me sorprendió en el tiempo que se interesaron por mí porque faltaban más de dos meses para comenzar la pretemporada y tenían muy en claro lo que querían. No estaba en mis planes volver pero se dio que con mi señora hacía mucho que queríamos ser padres y con la muy buena propuesta por dos años que me ofrecieron era difícil dejar pasar esa oportunidad”, cuenta el Gringo que a los 31 años fue elegido como revelación de la temporada.

Por último el debutante Gary Buchanan se convirtió en la segunda ficha extranjera del equipo.

De entrada la temporada parecía que iba ser brava. Gimnasia conseguía buenos resultados en el Socios Fundadores sin embargo cuando salía de Comodoro le costaba mucho mantener su rendimiento y se veía plasmado en los resultados. A la mitad de la Primera Fase, el equipo se encontraba cerca de los últimos puestos de la zona Sur pero tras una fogata en la playa de Monte Hermoso todo se comenzó a enderezar.

“Lo que nunca me voy a olvidar es la fogata en Monte Hermoso. Veníamos de perder varios partidos y nos juntamos alrededor de la fogata  y nos dijimos varias cosas que nos puso bien de la cabeza. Uno nunca sabe si creer en esa cosas o no pero a partir de ese momento comenzamos a crecer y a creer más en nosotros”, detalló un Sciutto que además de sus dotes de basquetbolista mostró sus habilidades de boy scout para prender el fuego

En ese momento también se dio la incorporación de Nicolás de los Santos, quien retornaba a Comodoro como ficha juvenil tras su paso por España y agrandaba la rotación del equipo de Casalánguida.

Gimnasia terminaba la Fase con récord de 7-7 y 21 puntos, sin embargo ante el descuento de puntos que sufrieron Peñarol y Quilmes (por los graves incidentes en el clásico), le alcanzó para quedar tercero y clasificar al Súper 8.

Desde allí en adelante se vería lo mejor del equipo sensación de la temporada. El Verde eliminó del Súper 8 al campeón Libertad tras ganarle por  69-61 (Buchanan 13 y Romero 12); mientras que en semifinales le dio dura batalla a Regatas- ganador del certamen- pero por un fatídico parcial de 24-4 en contra, en el tercer cuarto, fue eliminado de la final por 72-65.

Volviendo a la Liga Nacional Gimnasia continúo en la senda del triunfo y con un gran sprint final cerró el 2008 como escolta del Atenas de Rubén Magnano. “Armamos una estructura de juego sólida.  Si no hubiese sido por las cualidades colectivas del equipo, no hubiéramos obtenido ese rendimiento porque no teníamos grandes individualidades sino que jugábamos bien al básquet porque lo entendíamos como un juego en conjunto”, analiza el DT que tuvo como principal virtud el saber administrar una rotación que solía incluir 11 jugadores.

Por su parte Romero, líder indiscutido del equipo en el juego, manifestó que “era un equipo que estaba muy bien balanceado y que tenía sus roles bien claros. Además era un grupo bárbaro, como decía Boston que sentía que estaba en una familia más que en un equipo y eso que venga desde un extranjero no es poco”.

Entrando en la recta final de la Segunda Fase el Verde pierde a su capitán Alba por una fractura en la carilla articular de la falange del dedo índice de la mano derecha. Igualmente los de Casalánguida sostuvieron su performance y concluyeron una gran Fase Regular en la cuarta colocación con 58,5 puntos (18-12).

“Fue un equipo que tuvo un rendimiento por encima de las expectativas”, define el joven DT que fue elegido como el mejor entrenador de la temporada tanto por la prensa especializada como por sus colegas.

Gimnasia clasificó directamente a cuartos de final y ahí debió vérselas con Sionista de Paraná. Entre el último juego de la Regular y el primero de los playoffs hubo 17 días que en Comodoro se suelen sentir más ante la imposibilidad de jugar amistosos por cuestiones geográficas.

“Yo creo que nos pesó mucho el parate. Fueron 17 días de espera en los que tuvimos mucha ansiedad y no la supimos manejar bien. Fue una lástima porque esos días nos pesaron mucho para perder la localía en el primer juego”, marca Casalánguida sobre el inicio de la serie con triunfo de los entrerrianos por 77-72 con 25 puntos de Javier Martínez.

La Magia Verde se recuperó en el segundo punto ganando con un claro 96-70 en el que hubo cinco jugadores por encima de los 10 puntos destacándose de los Santos con 16.

Antes de partir a Paraná se reincorporó al plantel Alba en lugar de su reemplazo temporal Juan Manuel Fabi. Aunque el base cordobés denotaba una lógica falta de básquet, Gimnasia viajaba con su plantel completo para intentar dar vuelta la serie.

Poco se pudo hacer en un tercer punto en que Sionista se impuso con holgura por 86-57. Dos días después, el encuentro fue mucho más parejo y el Verde estuvo muy cerca de alargar la serie. Sin embargo sobre la chicharra del final un triple del Paraguayo igualó las cosas en 86 y hubo que ir a suplementario.

En el tiempo extra se llegó igualado a los segundos finales donde Buchanan (goleador del equipo esa noche con 22) falló un tiro clave y Chukie Robinson cerró la serie con un agónico doble que puso el 96-94 final.

“Nos quedamos con un sabor muy amargo ya que estábamos muy bien como equipó. Después de ese partido en una habitación no me olvido más que nos propusimos de volver estar juntos el próximo año aunque por diferentes motivos no pudimos estar todos los mismos”, dice Sciutto sobre el final de una gran temporada donde ninguno se podrá reprochar nada.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

  • Facebook App Icon
  • Instagram App Icon
  • Twitter App Icon

Club Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia, Asoc. Civil. 2017.

Todos los derechos reservados. Saenz Peña 764, Comodoro Rivadavia, Chubut, Argentina.